Traducir/ Translate

domingo, 26 de marzo de 2017

Mujeres carperas (CARPMAG 19)

Cada vez somos más mujeres a las que se nos ve por las orillas, pero no como “la novia del que pesca.El tópico de “voy a pescar con él para tomar el sol” ya no es tal. Ahora tenemos nuestro propio equipo y vivimos igualmente las inclemencias del tiempo, ya que es un deporte que  nos llega a apasionar igual que a ellos.Personalmente, soy una chica a la que el campo y la naturaleza siempre le ha encantado. Ya de pequeña pescaba truchas y lucios con mi tío, y cuando conocí a Gerar, mi compañero de vida, y me enseñó el mundo del carpfishing, hizo que desde el minuto uno me enamorase de ésta modalidad la cual se basa en respeto. 
Muchas veces se pasa muy mal, sobre todo en épocas de frío, lluvias, viento, pero merece la pena y todo se olvida cuando escucho la alarma, lucho el pez, y consigo llevarlo a la moqueta; y es que cada vez se ve a más chicas, por las redes sociales, con cara de felicidad mientras sujetan su captura.Creo que casi todas hemos empezado siendo las “novias de…, la hermana de…la hija de…” pero hoy por hoy a muchas ya se las conoce con nombre y apellido. Participamos en concursos, llenamos el coche hasta arriba de trastos, nos echamos kilómetros a la espalda, hacemos montajes, sacamos las líneas con la barca, cebamos, etc. 
Llegamos al punto de sonreír cuando planeamos una semana de nuestras vacaciones a pie de orilla, en lugar de planear quince días en la playa. Dedicamos tiempo a ver videos de compañeros en acción de pesca, nos indignamos con la ley que quieren imponer en España o nos llevamos la misma decepción que ellos, cuando la sesión no cumple con nuestras expectativas.Aunque se siga pensando que no lo vivimos de la misma manera, nosotras también tenemos nuestra ilusión cuando estamos sentadas en la silla, mirando el agua y esperando escuchar ese deseado ruido de nuestras alarmas. También nos metemos en los sacos con los dedos cruzados, esperando la soñada picada.
No me importa hacer horas y horas de caminos, no me importa las vueltas que le tengamos que dar a la cabeza, cuando la sesión no está dando buenos resultados, no me importa apartarme para leer el agua en busca de alguna señal que me oriente para ver donde pueden estar los peces o que se está haciendo mal. Lo que importa es que disfrutamos cuando lo hacemos, con la mejor compañía, eso sí.Habrá muchas chicas que prefieran seguir siendo las “novias de…”, porque no todos somos iguales y hay que respetar que a unas nos gusta más que a otras, pero os aseguro que cada vez somos más chicas las que estamos enamoradas de éste mundo y os animo a cada una de vosotras a que intentéis vivir ésta experiencia tal y como la viven ellos, sumergiros y empaparos de ésta belleza. 
Y a vosotros, enseñar a vuestras amigas, parejas, hermanas, etc…éste INCREIBLE MUNDO, haced que se les ponga la piel de gallina y se les acelere el corazón con todo esto tal y como nos pasa ya a muchas de nosotras.
¡¡ Cañas al agua genteeeee…!!