Traducir/ Translate

martes, 22 de julio de 2014

Orellana Rules II (Salvando el bolo)

Estábamos empezando marzo... finales de febrero concretamente y venían mis 5 días de libranza como cada mes. La pesca entraba en nuestros planes además con muchas  posibilidades... Teníamos un puesto cebado y quizá seria la mejor opción para aprovecharlo. Pero la verdad hacia casi 1 mes que los peces no daban la cara y esos 5 días preveían mal tiempo, aire frio y algunas lluvias. Así que enseguida cambiamos rumbo. Pensamos en el zona Ebro, en Mequienenza, los meses de atrás lo habíamos  pasado bien y los peces habían respondido, pero las condiciones meteorológicas no eran las mejores... agua y cierzo 3 días.. serian demasiado y eran un riego muy alto quizá no podríamos ni pescar. Hablamos con Migy y se  le veía con ganas de bajar a Orellana. Allí era tiempo de conseguir alguna carpa grande, ya que en 1 mes o así en esa zona estarían desovando por las colas. Nos liamos la manta a la cabeza y comenzaban así los preparativos de  otra aventura en aguas de este mar extremeño. Muchas fueron las zonas barajadas.... amigos y conocidos nos dieron algunas pistas y consejos de como atacarlo. Algunos decían que eran buena época otros que el tiempo que nos esperaba era jodido....pero con todo ello Lau Migy yo cargamos el 4x4 hasta los topes y pusimos rumbo al suroeste peninsular. Como de costumbre Migy y Nicky nos surtieron de bolas, caldos... para cebar y algunas novedades de Vitalbaits para ponerlas en acción de pesca. Las archí famosas semillas corrían a cargo nuestra y siempre algún cebo comodín de otras marcas, porque nunca se sabe que comerán y hay que llevar de todo. El viernes como de costumbre salí del curro a las 7.00am y con el coche cargado del día anterior, fuimos a recoger a mi primo a su casa y empezar otra sesión. Durante el viaje charlamos de zonas, como pescar.. lo típico en las horas que pasas al volante cuando sales de pesca. A nuestra llegada las cosas iban a ponerse feas y torcerse antes de empezar. Pasamos casi 6h dando vueltas por los caminos buscando puestos y peces. O bien no había activad alguna o estaba la zona acotada por concurso... hora tras hora nos desmoralizábamos mas y mas, pensando en cambiar de embalse y poner rumbo a Sierra Brava,  es flipante como un pantano tan grande se hace pequeño debido al cantidad de zonas acotadas por eventos de pesca. Ya desesperados Migy llamo a un colega asiduo a la zona y nos dijo un lugar que seguro estaría libre y podríamos estar pescando tranquilos mínimo hasta que pasa ese fin de semana y los concurso. Dicho y echo llegamos al lugar y la verdad fue el único donde no había nadie y donde vimos algún esporádico salto ya que el aire que dificultaba ver esos signos que te marcan peces. Decidimos quedarnos mínimo hasta el domingo  y probar ya que si tardábamos se nos echaría la noche encima. Montamos equipos, barca, sonda.... y a lio. Yo notaba cansancio de verdad. Estaba sin dormir y con muchos kilómetros a la espalda. Comenzamos a sacar las posturas y tocar todos los palos y cebos posibles ya que al ser 3 pescadores las posibilidades eran numerosas. Una tarea que a remo y con el aire nos demoro mas de 3h hasta que pusimos todas las cañas a pescar. Durante las primeras noches nada ni rastro de nuestras amigas.... solo aire y lluvia... eran nuestros compañeros y algunos lucios que no mantuvieron entretenidos durante las horas de espera. No sabíamos que hacíamos mal... el agua no estaba fría tocábamos todos los palos...cebando poco y concentrado...y nada no había respuesta de nuestras amigas. El domingo ya rallados pensando en quizá cambiar de puesto para pasar los días siguientes en otra zona. Mi chica como siempre me dijo algo que no habíamos echo... y era meter cañas paralelas a la orilla pegados a unos arboles hundidos con un cebo potente en el olor. Así que no teníamos nada que perder, podía ser la ultima noche en ese puesto. Una bolsa con pellets y boiles troceados y puñado de semillas remojadas con el remojo del cebo fue suficiente. Deje la postura apenas 2mt de profundidad pegado a misma orilla junto a unos tamarices... gastando así el ultimo cartucho.... Eran las 22.00 de la noche del domingo y de cena charlábamos sobre la falta que nos hacia que picara alguna. Son de esas veces que piensas mal; siempre eliges los peores días..? que nada sale bien...? pero bueno que por nosotros no iba a quedar.  Fue un pequeño bip¡¡ el que nos enmudeció, seguido de otro¡¡ bip bip¡¡  el corazón me dio un vuelco... sin apenas dejar salir hilo del carrete salte la mesa y clave.... note peso al otro lado.... enseguida mi primo y Lau estuvieron al quite para meternos con la barca sin dudar. Era la única picada que habíamos  tenido y no íbamos perderla en las ramas por no usar el bote. Lucha rara por el medio del lago con mucho aire.... la logre traer... dos veces, y fue a la tercera cuando ya la vimos bien... no parecía grande.. de echo hubo momento que me desilusione porque la vi muy chica. Pero... ya cuando la metimos en la sacadora y vimos su tripa, anchura.. nuestra cara cambio a alegría total, como un pez hace cambiar todo, esa ralladura mental se tradujo en euforia para mi sobre todo. El cebo fue el salvador.... no era de Vital, hay que decirlo todo,  si no un comodín llamado HOKY . Para no variar, ritual de guardarla en un saco en zona tranquila y resguarda del aire para al día siguiente hacerle las fotos. Volví a colocar la postura en el mismo sitio.. de echo metí 2 cañas mas en la zona pensando en que quizás volvería a sonar... A la mañana siguiente tocaba sesión de fotos y suelta de un pez típico pre-freza de allí. Pez ancho, gordo y con la barriga típica que aun estaba a medio llenar. Optamos por quedarnos la ultima noche allí y soñar con capturar otro pez... pero nada mas lejos de la realidad. La ultima noche se preveía perfecta paro el aire, salió el sol durante el día y se veía mas actividad... pero por lo que fuese no quisieron comer mas... y con un sabor agridulce sobre todo por parte de mi primo y Lau que les falto su pez, poníamos punto a final a una sesión que nos valió para aprender que nunca hay que dejar nada lado, que siempre se aprenden cosas y conoces zonas, puestos y posturas de cara a futuras incursiones . Un saludo y buena pesca. Gerar